¿Quién rayos es Diego y porque debería importarme?

Comencé a armar este blog solamente como una manera de ventilar mis frustraciones y de narrar mi historia, de como pasé de ser un empleado más a ser una persona.

Yo soy Diego y te voy a contar como abandoné el trabajo que todos mataban por tenery empecé a dedicarme a hacer dinero por internet.

La historia empieza en 2011, un Diego de 21 años acaba de graduarse de la carrera en la UAB, contaduría, obvio. Yo me sentía en la cima del mundo, apenas estaba acabando la carrera y ya trabajaba en una de las empresas más importantes de España (Tu Casa Express), que quedara innombrada por seguridad.

Regresemos 4 años después cuando sufrí mi primer burnout, estaba harto, cansado y bastante enojado. Hablaba con mis amigos y nadie entendía porque estaba tan inconforme, el trabajo era un sueño, sueldo alto, muchas prestaciones y además era “La empresa”; pero mientras mas me decían lo que increíble de mi trabajo más lo odiaba.

Por fin un día, después de una semana particularmente difícil, entre a la oficina de mi jefa y le dije que renunciaba efectivo desde ese momento. Nunca me había tan feliz en toda mi vida, por los primeros 15 minutos.

En el momento que salí del edificio caí en cuenta que no tenía un plan, no tenía otro empleo en mente o mi propio negocio, lo único que tenía era un año de conversaciones con un amigo en México que me enseñó a crear sitios web para monetizarlos.

Así que dije ¿México? ¿Por qué no? Una semana después estaba al otro lado del Atlántico con todas mis cosas y lo que me quedaba de ahorros. Un lado de mi todavía se aferraba a regresar a una empresa y al cubículo, pero con todo el nerviosismo, seguí adelante.

Comencé vendiendo mis servicios de asesoría web a todo el que me aceptara, inmobiliaria, cocinas, medicina de todo, pero la verdad a pesar de que ganaba suficiente para vivir me quitaba demasiado tiempo, tiempo que quería invertir en algo que a mi me gustara y no en hacer el mismo trabajo, pero en otro país.

Así comencé a crear una serie de blogs de temas que a mi me interesaban y que, como te imaginarás, no tenían nada que ver con contaduría. Mi blog se tardó un año y medio en despegar y comenzar a generar algún tipo de ingreso, al mismo tiempo comencé a incursionar en la venta de productos físicos en línea y a partir de ahí ha sido una de las aventuras más divertidas de mi vida.
Ahora cómo puedo concluir esta historia, bueno pues sigo viviendo en México, a la fecha estoy a 2 meses de cumplir 30 años y gano lo que quiero ganar, de ninguna manera se compara a mi sueldo de antes, pero sabes por primera vez en mucho tiempo me siento en control de mi vida.